¿POR QUÉ NO SE PUEDE ERUCTAR EN EL ESPACIO? | Draw My Life


A todos nos han preguntado alguna vez qué
nos gustaría ser de mayores, y seguro que más de uno respondió… ¡astronauta! ¡Para viajar al espacio y participar en misiones
épicas! Aunque, como ya sabéis, todo gran poder conlleva
una gran responsabilidad, y la vida de los astronautas a cientos de kilómetros de altura
no es precisamente fácil… Cosas tan cotidianas, como comer, pueden convertirse
en tareas titánicas! Seguro que todos hemos visto vídeos de astronautas
en los que prepararse unos simples tacos les lleva más tiempo que comérselos! Y la culpable de este problema y de muchos
otros es siempre la misma: la falta de gravedad. Porque, además de comer, otra de las cosas
que los astronautas tampoco pueden hacer con normalidad es eructar. Sí, hablamos de ese acto reflejo de nuestro
cuerpo que aparece normalmente cuando hemos acabado de comer o de beber. No hace mucho un usuario preguntó a través
de las redes sociales si era cierto que no se podía eructar en el espacio. Y el ex-comandante de la Estación Espacial
Internacional Chris Hadfiel respondió que, efectivamente, no podían… o al menos no
de la forma que nosotros lo hacemos. En la Tierra, el gas que se queda en nuestro
estómago sube hasta la boca porque es más ligero que los alimentos. Sin embargo, en gravedad cero, el gas no sube,
sino que permanece mezclado con los alimentos y los jugos gástricos, sin poder separarse. Es por eso que eructar en el espacio sería
algo muy parecido a vomitar en nuestra propia boca, ya que no solo expulsaríamos gases,
sino también lo que hayamos comido o bebido. ¿Curioso, verdad? Pero eructar no es lo único que no se puede
hacer a miles de metros de altura: llorar tampoco está dentro de los planes de la ingravidez! Maticemos de nuevo: llorar es posible, peeero
lo que sucedería es que el agua de las lágrimas se nos acumularía bajo los ojos, sin resbalar
por nuestras mejillas. Se formarían pequeñas bolitas hasta formar
una bola de lágrimas lo suficientemente grande como para desprenderse de nuestro rostro. Aunque no os lo recomendamos, ya que según
los propios astronautas pican, ¡y mucho! Así que ya sabéis, tiktakers: si alguna
vez lográis llegar a la Estación Espacial Internacional, será mejor guardarnos nuestros
gases estomacales, por muy rica que estuviese la cena… y dejad la tristeza bien lejos!

100 Comments

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *